Historia


Luisiana, 1977. Al sur de Nueva Orleans, la noticia de un sorprendente hallazgo histórico está a punto de sacudir a los habitantes de St. Bernard Parish, una tranquila comunidad rural que ha vivido desde sus inicios en 1778 unida, con un idioma foráneo y unas insólitas costumbres. El historiador del condado hace público el descubrimiento: los isleños de  San Bernardo —como se determinan a sí mismos— descienden de emigrantes españoles del siglo xviii provenientes de las Islas Canarias. Un eslabón de la historia española, que había permanecido oculto hasta la fecha, resurge. La noticia conmociona a toda la comunidad. Años de misterio sobre el origen de este pueblo se desvanece abriendo un puente al pasado de dos naciones.

Esta increíble aventura empieza hace doscientos años con la llegada de 2.500 Canarios a Luisiana a defender los territorios de la Corona Española contra los ingleses y llega hasta la actualidad donde encontramos las tradiciones canarias, el habla, su gastronomía e idiosincrasia presentes en una comunidad, orgullosos de su procedencia y en una constante lucha para no sucumbir al olvido.

Panorama


Durante el documental veremos la apasionante historia de los descendientes de dos mil canarios que emigraron a través del Océano Atlántico hasta Luisiana en 1777 para reforzar las defensas de la colonia española y que se asentaron a las afueras de Nueva Orleans.

Tras la independencia americana, los ya ciudadanos estadounidenses jugaron un papel esencial en la Guerra de Independencia de 1812, contra el ejército inglés.  A partir de entonces, y acompañando a su nueva patria, los Isleños participaron en todas las guerras libradas por EE.UU, desde la Guerra de Secesión hasta la Guerra de Irak y los conflictos en Oriente Próximo.

El papel de esta comunidad a lo largo de la historia de EE.UU rebasa manifiestamente su pequeño tamaño, y nos enseña el poder de las diversas culturas en la construcción de la identidad americana.